Buscar en el blog

13 abr. 2015

Camilo

Hace ya un tiempo que me preguntaron que cambiaría de mi pasado, siempre respondí "nada" siempre sentí que cambiar algo (así lo más minúsculo), alteraría todo lo que soy, y mi yo, tal y como me conozco desaparecería. Sería peor que estar muerto, sería nunca haber existido. Hasta ahora, en este momento desearía que mi pasado no existiera, que mi presente no sea este, y que mi futuro no sea el que me aqueja; hoy desearía cambiarlo todo.

Encontré en mi mente peligrosas incertidumbres, y aún más peligrosas suposiciones. Pensar en el pasado con nostalgia, crear pasados que nunca existieron y aventurarse en sus supuestas incidencias en lo que podría ser mi futuro, nunca fueron más que fantasmagóricas hipótesis que me aterraban; hoy las añoro, las deseo posibles.
Y allí están en mi mente confundiendo lo que soy y lo que era, alterando mi forma de pensar, la pasada con la presente; y la presente con la futura. ¿Y si me destierro de la existencia tal y como soy, con la esperanza de encontrar felicidad? ¿Eliminaría eso todas mis dudas, mis pesares, mis sufrires? Son preguntas sin respuesta, aún tan solo el hecho de que existan me llena de disconformidad e incomodidades tan variadas que no logro capitularlas de forma menos vaga.

Aquel que sabe leer entre lineas leerá mucho más que lo que se escribe, verá situaciones puntuales, y supondrá un millar de cosas que no han sido escritas; todas esas suposiciones son erróneas, debes saberlo. Yo no me odio, en lo más mínimo; no en la forma tradicional, ni en ninguna otra forma que logres encontrar, pues yo no he encontrado ninguna. Yo no estoy triste, ni deprimido. Yo no anhelo la inexistencia de mi vida. Yo no espero la destrucción de mi mundo con la idea de un nuevo renacer. Ese no soy yo, nunca lo fui ni lo seré. Yo solo pienso, y razono, y reflexiono sobre las infinitas posibilidades que me presta la imaginación, y las contrasto con las finitas que me regala la realidad. No es deprimente, es simplemente más insípido.

Y con esto en mente no hago más que preguntarme: ¿Y si mi mente no se hubiera cuestionado aquello que se cuestionó? ¿Aún así nos hubiéramos conocido? ¿Lo sufriría como lo sufro? ¿De que otra cosa me arrepentiría? ¿Estarían ellos juntos? ¿Quién sería me apoyo? ¿Quién sería mi amigo? ¿Cuánto de lo que hoy sé ignoraría? ¿Qué tantos miedos aún tendría? ¿Qué tantos otros habría superado? ¿Estaría aún con vida? ¿Como verían mis ojos este mundo? ¿Cómo querría que este mundo continuara? ¿Dónde encontraría felicidad? ¿Qué males me aquejarían? Más allá de todo esto, ¿realmente sería feliz?

¿Y vos? ¿Qué pensas?