Buscar en el blog

6 jul. 2015

Tu propia historia.

Tomé la llave del auto, y me corrí hacía el garage. Las latas de pintura se interponían entre mi persona y el auto nuevo. Las esquivé como a todos mis problemas y entré al auto. La puerta del garage se abría mientras yo salía a la realidad de este mundo. De noche, lloviendo. Este plan iba de mal en peor.Los faros en largo alcance apenas lograban iluminar unos metros por delante. La densa lluvia en la aún más densa oscuridad de este martes de julio sin luna, llenaban de expectativas a la noche.
El teléfono comenzó a sonar en el asiento de acompañante.

* * *

- "¡Julia la puta madre que te parió, ¿vos sos estúpida?"

Solo pude mirarle con los ojos llenos de sorpresa mientras seguía con su agravios.

- "¡Pareces estúpida! ¿Cómo mierda te tengo que decir las cosas para que las entiendas..! ¡No quiero que entres al estudio!¡No quiero que uses el auto...!"

Sus insultos continuaron mientras yo leía con poca atención "Molecular Biology of The Cell", mañana tenía parcial de celular y estaba en pleno repaso.
Mi padre es especial, tiende a creerse dueño y señor del Universo, con autoridad para hacer y decir lo que se le antoje, la pato-gerencia, como le digo yo. Él tiende a creer que somos sus empleados y nos puede tratar de igual manera (siento pena de sus empleados) "porque yo a mis empleados..." es su excusa favorita.
Al rato se aburría de putear, supongo que se aburre de escucharse y que nadie le de el más mínimo de pelota. Pero aún no había llegado ese anhelado momento, así que sus insultos comenzaron a ser dirigidos a mi hermano Gabriel.

- "¡Gabriel, es muy difícil lo que te pedí? Tan inteligente para algunas cosas y tan inútil para todo el resto... No parecen hijos míos, ¡la mierda! ¡Qué manga de inútiles que son, ustedes y la pelotuda de su madre..!"

* * *

- "¿Hola..? ¡Ah! Hola Gabo. Eh... no ahora no puedo atenderte estoy manejando... si, estoy yendo, perdón estaba terminando de arreglar las cosas... vos tranquilo... tranquilo Gabo que ya llego; en cinco llego ¿dale?, beso".

Solté el teléfono al asiento de acompañante de donde lo había tomado segundos antes y me concentré en la carretera.
10 minutos después frenaba el auto frente a la Esso para que Gabriel se subiera.

- "¿Compraste todo?"

Le pregunté.

- "Si tengo todo tuve que sacar un poco del laboratorio de la facultad porque no tenían en la farmacia no sabía donde comprar sino..."

Le dirigí una mirada llena de cautela, había notado su nerviosismo al hablar. Mi hermano tiende a hablar apresuradamente cuanto más nervioso se encuentra. Ahora respiraba entrecortadamente.

- "Va a salir todo bien Gabo... vos tranquilo"

- "Tengo miedo Lía... Tengo mucho miedo"

No supe como calmarlo, también yo estaba nerviosa.

* * *