Buscar en el blog

22 abr. 2016

Pseudo-app.

Hola...

Sé que probablemente no querés saber nada más sobre mi vida (¿quién quisiera?), y aunque seguís dándome a entender que todo está bien, creo conocer un poco más de lo que se dice. Sé que todo no está bien; aún así lo siento. Realmente lo siento. Seguramente no te interese esta disculpa —no creo que deba interesarte—; y seguramente digas (¿creas?) que esta disculpa no es necesaria. Pero yo sé un poco más que vos al respecto, sé un poco más que vos sobre qué sentí, cómo me siento (ahora); y lo más molesto —para mi al menos—: sé por qué lo siento.

La cosa es, nunca supe realmente como decírtelo, porque estas cosas son el tipo de cosas que destruyen una amistad. Vos sabes como decirlas —siempre sabés como decir todo (raro, ¿no?)—. Lo que importa en sí, es qué debo decir.

 Aunque traté y traté de conseguir las palabras adecuadas para manifestar este embrollo de pensamientos, emociones, imágenes, y que se yo cuanta cosa más; no lo he logrado. No puedo poner en esta pseudo-app. todo lo que ronda en mi cabeza, todo eso que es necesario que entiendas, para que entiendas realmente cómo y por qué. Las cosas importantes no fueron hechas para ser escritas, sino para ser dichas face to face, aunque lo intenté: In a word, I was too cowardly to do what I knew to be right, as I had been too cowardly to avoid doing what I knew to be wrong.

Sé que probablemente no tengas tiempo para juntarte conmigo y hablar; pero si en algún futuro cercano, existe la posibilidad, las ganas y el tiempo de juntarnos, te agradecería que me avisaras.

No voy a ir este sábado como sabrás —ya sabías; obvio que sabías—: no puedo.

Best wishes! 

Yo.


P.D.: La cita es de Charles Dickens. (Great Expectations), si no lo leíste, leélo. Lo recomiendo.