Buscar en el blog

1 ene. 2019

Absolutamente nada que contar

Habían varias cosas en mi mente en ese momento. No podría decir con claridad cuantas, ni mucho menos cuales. Tan solo sabía que eran varias.

"¿Has escuchado eso?", preguntó atenta mi sombra. Di vuelta sobre mis pasos tan solo para encontrar la oscuridad latente de la noche.

"¿Qué has escuchado?", le susurré. "Escuché a la muerte", atinó a responder. Tan solo decirlo se me entibió el pienso. No había nada de terrorífico en la muerte, tan solo curiosidad. Volví a encauzar mi rumbo y me perdí entre mis pensamientos. La luna se escondió con delicadeza detrás de una cargada nube y me dejó en la más absoluta soledad. Ni mi sombra podía acompañarme ahora. "Estoy solo", pensé "por fin".

Habían varias cosas en mi mente en ese momento. Pero la muerte no era una de ellas. La muerte era tan solo mi otra realidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario