Buscar en el blog

28 ene. 2019

Con sabor a poco

Fue un beso sonámbulo el que nos dimos en aquellos rincones de la sombra.

Vagaba lentamente en nuestros labios una promesa impronunciable.

Reíamos con la idea de ser encontrados en nuestro incorrecto andar.

Y terminamos besándonos con vigilia entre las rocas de un mar tranquilo.

Pero fue un engañoso juego el tuyo.

Y fue una tonta jugada la mía, he de admitirlo.

Y entre el sueño y la vigilia te encontraba recorriendo mi mente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario